MADONNA CUMPLE AÑOS

El despliegue físico de Madonna en el escenario siempre fue admirable, lo mismo que sus piernas que permanecen impecables superada la barrera de los 60. Es famosa su disciplina para entrenar, rutina que no disminuye con los años. Según contó Craig Smith, su entrenador durante los últimos años, entrena seis de los siete días de la semana con rutinas que incluyen barra, yoga, artes marciales, boxeo, además de flexiones y trabajo abdominal.

Para mantener su cuerpo casi en el mismo estado que cuando tenía 20 años, además realiza seis comidas diarias, tres con porciones pequeñas y tres principales un poco más abundantes. Bebe mucho jugo y su favorito es el de sandía. También come barritas de proteínas orgánicas, frutas, verduras y granos como la quinoa.

Madonna visitó la Argentina cuatro veces. La primera fue en octubre de 1993. Venía de publicar su libro “Sex” y el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Antonio Quarracino dijo que su llegada era “una ofensa a la Argentina” por ser una “fulana, pornógrafa y blasfema”. Para acompañar la polémica un fiscal pidió que se prohibieran sus actuaciones. Al final hubo dos shows pero con entrada prohibida para “menores de 13 años sin acompañante”.

La segunda visita, en 1996, no fue para cantar sino para filmar Evita. Su llegada hizo feliz a sus seguidores pero también despertó la bronca en los de la verdadera Evita. Es que la película la presenta más como una “trepadora”que la mujer comprometida con los más humildes. Por eso algunos sectores pidieron declarar a todo el elenco, con Madonna a la cabeza, como “personas no gratas”. Con un clima hostil y para evitar problemas durante el rodaje, el entonces presidente Carlos Menem ordenó reforzar los operativos de seguridad.

En el año 2008, la rubia volvió a la Argentina para brindar cuatro shows en River y otra vez visitó la Rosada. Esta vez la presidenta era Cristina Fernández de Kirchner. Cuando llegó la ex mandataria estaba reunida con Ingrid Betancourt, la ciudadana franco-colombiana que estuvo más de seis años secuestrada en poder de las FARC y la artista se sumó. “Fue un encuentro de mujeres que sin conocerse se quieren”, relató Betancourt.

La última vez que Madonna pisó estas tierras fue en 2012. Vino con una comitiva de 200 personas y trajo 700 piezas de vestuario para los 22 bailarines que la acompañaban. También, 24 guitarras, 90 parlantes y cuatro micrófonos de oro. En el hotel que se hospedó tuvieron que armarle un gimnasio en su habitación con aparatos importados para ese momento. Otro de sus pedidos provocó asombro y cierto enojo: ningún empleado la podía mirar a los ojos y mucho menos hablarle. Pese a algunos deseos extravagantes y ciertos inconvenientes (un corte de energía de una hora causado por sus propios generadores antes de iniciar el show en Córdoba y una gripe persistente) la artista volvió a deslumbrar.

Quizá para la industria y muchos mortales envejecer sea un pecado, pero con sus 61 años recién cumplidos Madonna demuestra que envejecer también puede ser una decisión.

Te dejamos uno de sus clasicos para que lo disfrutes:

 

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.